Entrevista con Alison Gutterman, Presidenta y CEO de Jelmar, LLC.
Tal como se publicó en Women Owned, Women Who Own It

¿A qué desafíos te enfrentaste como mujer empresaria y cómo los superaste?

Trabajar en una industria dominada por los hombres y como la única mujer propietaria de una gran compañía de productos de limpieza de tercera generación, ganar respeto y ganar confianza ha sido toda una lucha. Al principio de mi carrera en Jelmar, era gerente de hombres de 40 años cuando tenía solo 25 años. Tenían más experiencia que yo y solían descartar mis nuevas ideas sobre marketing y ventas, y algunos asumieron que no tenía el impulso para hacer las largas horas y el duro trabajo que ellos hicieron. He tenido que aprender a desarrollar mi confianza, a defender mejor mis pensamientos e ideas – a pesar de los comentarios negativos – y superar mi propio discurso negativo.

 

¿Qué consejo le darías a otras empresarias?

Lideren con coraje y confianza. La gente vendrá con sus presunciones y juicios sobre sus capacidades, ética de trabajo y éxito. Dejen esos comentarios atrás. Si no creen en ustedes mismas y en sus decisiones, ¿por qué deberían hacerlo los demás?

 

¿Qué tres rasgos te definen? 

Innovadora, de voluntad fuerte y divertida. Como líder empresarial, debes mantener tu cerebro pensando continuamente en formas de mejorar tu negocio. A menudo tienes que esforzarte para que las ideas lleguen a concretarse —esto fue particularmente cierto en mis primeros años en Jelmar. Y al final del día, debes saber cómo tomar las cosas con calma, tener sentido del humor y reírte de ti misma.

 

¿Qué mujeres te inspiran?

En 2018, hay demasiadas para nombrar. Creo que todas las mujeres que fueron lo suficientemente valientes como para dar la cara y hablar sobre temas de acoso son inspiradoras. Si bien es posible que no haya experimentado acoso al mismo nivel, creo que es muy importante hablar y enseñarle esto a nuestras niñas. Siendo la madre soltera de dos niñas, una de ellas ya adolescente, el mensaje es ahora más importante que nunca.

 

¿Cuáles son los mayores obstáculos que ves para las jóvenes empresarias?

Como la tercera generación, pero la primera mujer presidenta de una compañía, recibí un tremendo apoyo de mi familia, pero recuerdo haber visto pocos modelos femeninos a seguir en los negocios hasta entonces. Mujeres jóvenes que pueden o no tener el sistema de apoyo que yo necesitaba para ver a más mujeres forjándose un lugar en el mundo de los negocios. El primer paso fundamental es simplemente mostrarles a las mujeres jóvenes las múltiples opciones que tienen y facultarlas para que las exploren, ya sea a través de organizaciones, escuelas o oportunidades de tutoría.

 

¿Qué te gusta de ser dueña de un negocio?

Lo que me encanta de ser propietaria de un negocio es algo especial que tiene Jelmar, con sus fuertes valores familiares. Todos los días trabajo para honrar el pasado de la compañía mientras continúo construyendo su futuro. Amo y disfruto ayudando a fomentar nuestra cultura de empresa cálida y familiar. Esta cultura es evidente en nuestro personal de 15 empleados, muchos de ellos con una larga lealtad y más de 10 años en la empresa.

 

¿Cómo defines el éxito? 

Este año definí el éxito para nuestra empresa no solo en términos financieros, sino también en cómo trabajaban nuestros empleados, resolvían problemas y creaban oportunidades como equipo. El éxito no siempre son los números en la hoja de balance, a veces hay que usar otros medidores de desempeño como indicador. Para 2018, tengo la esperanza de que nuestro éxito no solo será financiero, sino que también incluirá algunas de las innovaciones que estamos desarrollando. Para mí, el éxito puede ser fluido y cambiar de un año a otro.

 

¿Cuál es el mejor consejo profesional que hayas recibido? 

No tengas miedo de fallar. Puede que no lo parezca al principio, pero puede ayudar a generar tantas cosas fantásticas como oportunidades de autoevaluación, realización para el crecimiento y aprendizaje o incluso simplemente aprender qué funcionará o qué no funcionará en lo que estabas tratando de hacer para lograr el éxito.

 

¿Cuál es el momento favorito de tu carrera? 

Ser nombrada Emprendedora del Año por EY para empresas familiares en 2017. Fue un honor representar a nuestra compañía y nuestros logros durante nuestros 50 años de historia.

 

Si no tuvieras que dormir, ¿qué harías con el tiempo extra?

Desear que mis hijas, Michaela y Eli, tampoco tuvieran que dormir. Así usaría ese tiempo extra para tener aún más tiempo de calidad con ellas. Tengo un horario de trabajo que me permite estar en casa con ellas para la cena, asistir a sus eventos especiales y reservar tiempo de calidad individual con cada una de ellas para hacer las actividades que disfrutan. Realmente aprecio este tiempo, así que cuanto más, mejor.

 

¿Qué estás leyendo o escuchando ahora? 

Acabo de empezar a escuchar podcasts (sí, sé que me he tardado), y me gustan mucho los podcasts de NPR y el NY Times. Ambos tienen historias de gran interés humano que probablemente no escucharía o leería a diario. 

 

De niña, ¿qué querías ser cuando crecieras?

En verdad, lo que aspiraba a ser cuando era joven ciertamente está en línea con lo que estoy haciendo hoy. Me sentí inspirada al ver la innovación de mi abuelo y mi padre a cargo de Jelmar cuando yo era joven. También fue bastante evidente que este era mi camino en aquel entonces por mi emoción pura en un proyecto de séptimo grado en torno al desarrollo de un producto y la creación de una campaña de marketing a su alrededor.

 

Rellena el espacio en blanco:

Cuando me enfrento a un desafío, yo... doy todo de mí.

Si pudiera retroceder en el tiempo, me diría a mí misma... diviértete más y no seas tan mojigata.

Lo único sin lo que no podría vivir es... bueno son dos cosas, obviamente mis hijas... y el chocolate.

Para esta fecha el próximo año, tendré... 50.

Lo mejor que me pasó la semana pasada fue... que mi hija de 8 años se coló en mi cama y durmió conmigo. Por lo general es mi hija mayor la que se cuela, así que fue un placer para mí que mi hija menor quisiera acurrucarse conmigo.

Para que fluya mi creatividad yo... escucho música.