A muchas personas les tomó por sorpresa lo que parecía ser una reforma en el congreso cuando 117 legisladoras llegaron a Washington en 2018.

¿Fue un año que rompió récord para las mujeres en el gobierno? Absolutamente. Pero fue menos un cambio de guardia que un espejo que refleja los cambios de la sociedad en las últimas décadas. Las mujeres no se han vuelto repentinamente fuertes y poderosas; han estado ejerciendo sus capacidades únicas desde hace mucho tiempo. En realidad, las propietarias de negocios inyectan aproximadamente $1.4 billones a la economía, no exactamente poca cosa.

El ascenso de las mujeres en la política puede parecer abrupto, pero tiene sentido si nos basamos en nuestra composición social. Las mujeres han alzado la voz sobre los problemas actuales y han controlado los hábitos de compra de los hogares por décadas. Sus contribuciones son más aparentes ahora porque sus caras aparecen en las noticias. Aunque eso podría alarmar a quienes se aferran al orden establecido, los CEO inteligentes están usando la experiencia como recordatorio de que va a haber un cambio nos guste o no, así que lo mejor será que lo recibamos bien.
 

Renuencia para aceptar lo inevitable

Por supuesto, todos hemos conocido a líderes corporativos que prefieren el camino más transitado. En su mente, es más fácil conducir por la ruta pavimentada que trazar un nuevo sendero. Además, el cambio puede ser difícil. Requiere investigación y reflexión y el éxito no está garantizado. Eso es muy difícil para personas que tengan hasta una aversión al riesgo moderada.

Otro gran problema con la aceptación del cambio es que señala los defectos e interrumpe los cursos de acción aceptados. A la gente no le gusta que le digan que está equivocada. Por consiguiente, argumentan con su frase tan familiar: “¡Siempre ha funcionado!” Puede ser que tengan razón. Pero a medida que cambia el mundo, las compañías necesitan dirigir el camino o quedarán aplastadas. Hasta las marcas tradicionales necesitan encontrar el equilibrio dando a los clientes existentes lo que aman y atrayendo a los próximos compradores hablándoles en su idioma evolutivo.

A pesar de estos temibles elementos de cambio, esto tiene un lado positivo magnífico. El simple hecho de hablar sobre cambio ofrece las oportunidades para fortalecer a una organización. Una serie de sesiones de lluvia de ideas respetuosa y de mente abierta puede producir altos niveles de colaboración y comprensión.

Aun si los cambios propuestos nunca se afianzan, todos salen de las reuniones con diferentes perspectivas, un resultado fantástico en una era con diversas necesidades del consumidor. Recuerde que el cambio también puede ser a veces el trampolín para volver a lanzar una iniciativa que pudiera no haber funcionado anteriormente.

¿Necesita algunos consejos para provocar el cambio en su negocio? Intente estas estrategias para ayudarlo a evitar la sensación aplastante que viene cuando se da cuenta de que está en peligro de terminar como los dinosaurios:
 

  1. Delegue para generar puntos de vista novedosos.
    A veces, la mejor manera de obtener nuevos puntos de vista es delegar las responsabilidades a trabajadores eventuales que tengan gran experiencia en varias industrias. No solo ahorrará dinero contratando a trabajadores independientes en lugar de empleados costosos de tiempo completo sino que permite a los trabajadores terminar proyectos a pequeña y gran escala rápida y precisamente.
    Al mismo tiempo, los trabajadores independientes (si se les pide) lo ayudarán a ver de manera natural las áreas de mejora o los lugares que necesitan un giro gracias a sus años de experiencia. Escuche lo que sus mejores trabajadores independientes le dicen; sus recomendaciones podrían ser las semillas que su compañía necesita para crecer.
  1. Acepte el rol de aprendiz de por vida.
    Desarrolle su curiosidad asistiendo a conferencias, tomando clases y participando en diálogos en línea que desafíen sus creencias o amplíen sus horizontes. Aunque esté increíblemente ocupado, debe reservar tiempo para tener una idea de la dirección en la que se mueve el mundo. Simplemente escuchar podcasts o audiolibros durante su trayecto al trabajo o mientras se ejercita puede evitar que se quede atrás y se vuelva anticuado.
    A medida que haga descubrimientos interesantes sobre una gran variedad de temas, compártalos con los miembros de su equipo. Aliente a sus subordinados, especialmente a los miembros de la Generación Z, a que hagan lo mismo. Esto ayudará a que el cambio se vuelva parte integral de su cultura en lugar de ser algo que temer.
  1. Llene las vacantes con candidatos de compañías y campos externos.
    Los ascensos dentro de la compañía pueden ser su preferencia al contratar, pero es buena idea, al menos ocasionalmente, buscar solicitantes externos. Al igual que los trabajadores independientes, sus contrataciones externas atraerán diferentes perspectivas cuando se vuelvan parte de su compañía.
    Aun si no revolucionan su lugar de trabajo, los cambios pequeños pueden producir un impacto duradero. ¿Otra ventaja de incorporar a candidatos externos? Es poco probable que se involucren en la esfera política de su compañía. Esto automáticamente los hace sentirse menos hastiados e inflexibles.


El cambio no es inherentemente bueno, pero tampoco es malo. Es solo algo que sucede a niveles grandes y pequeños todo el tiempo. Dedique tiempo a comprender los cambios que suceden a su alrededor, trabajando para encontrar maneras de aplicarlos a su mundo. Puede alterar los nervios, pero hasta los pequeños pasos hacia el camino menos recorrido pueden producir un cambio genuino.