Publicado recientemente en Chief Executive

Recientemente, durante una reunión, un “niño” de veintitantos años sacó su teléfono y comenzó a escribir. ¿Mi primera reacción? Me sentí ofendida. Luego de la reunión, aclaramos las cosas. Él estaba tomando notas — algo que los Millenials educados y ágiles con los dispositivos hacen sin pensarlo — y me di cuenta de que necesitaba volver a aprender cómo liderar en esta fuerza laboral multigeneracional.

Bienvenidos a una nueva generación sobre qué significa trabajar. Los líderes en todas partes saben que el mundo ha cambiado. El aprender a incorporar tecnologías, tales como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático han hecho que los negocios se enfoquen mucho en los datos y nos obligan a pensar en cómo vender nuestros productos y servicios de manera distinta.

Como Directores Generales, no tenemos otra opción que aceptar estos cambios. Por ejemplo, el liderazgo de servicio se está convirtiendo con rapidez en la nueva normalidad en el estilo de gestión. Si bien muchos organigramas ven las jerarquías de arriba hacia abajo, el liderazgo de servicio — o anteponer las necesidades de otros — las pone de cabeza.

Naturalmente, reestructurar su flujo corporativo no es un proceso simple. Nuestra pequeña compañía con pocos empleados recientemente dedicó recursos para revisar todo, desde integración hasta los flujos de trabajo para nuestro organigrama. ¿Parte del ímpetu para nuestro compromiso? El saber que para el año 2025, tres cuartos de los miembros del equipo serán Millenials o de la Generación Z. Si no nos mantenemos un paso adelante de los cambios, nos arriesgamos a quedarnos atrás.

Incluso si su compañía no se está resquebrajando bajo el peso de una fricción generacional, usted debe analizar cuidadosamente su modelo de negocios, para proteger a sus accionistas. Comience tomando algunas medidas audaces:

Arregle cualquier cosa que esté rota.
Si un proceso no funciona hoy, no funcionará mañana ni el año siguiente. ¿Por qué obstaculizar su capacidad de atraer el mejor talento futuro al aferrarse a un protocolo anticuado?

Los Millenials, en particular, poseen altos estándares con respecto a las compañías donde trabajan. Como ya lo ha mencionado Emma Gannon, autora de “The Multi-Hyphen Method, los Millenials tienen poca paciencia con los empleadores anticuados. Ellos valoran su calidad de vida y aceptarán un sueldo más bajo con tal de trabajar para un negocio moderno y transparente. Si espera atraer y retener a sus empleados más jóvenes, asegúrese de que su compañía sea tan eficiente y progresista como sea posible.

Siga adelante con la tecnología.
Acepte las nuevas tecnologías , como los robots y la inteligencia artificial, no hay nada qué temer. Aprenda cómo es que automatizar las tareas repetitivas puede mejorar la eficacia, la productividad, la moral y el servicio de atención al cliente. Esto no solo le ayudará con los resultados, sino que también atraerá empleados.

Como se mencionó en una encuesta realizada por Deloitte, la mayoría de los Millenials tienen una visión positiva de la tecnología automatizada. Su disposición para aplicar tecnologías motivará a sus trabajadores y les probará que usted es una marca innovadora que puede adaptarse al cambio.

Haga gestión para un progreso inmediato.
¿Aún realiza revisiones anuales? Déjelas de lado para brindar orientación constante y aportes día a día. ¿Qué padre trataría de guiar a sus hijos dándoles un reporte anual? Lo mismo sucede con los empleados. Cambie la forma en que gestiona e incentiva, haga de la comunicación diaria una expectativa normal para todos los gerentes y miembros del equipo.

Cada generación aprende y mejora del pasado. Si bien mi sólida ética laboral es la misma que la de mi padre y mi abuelo, podría manejar mi flujo de trabajo y a mis empleados de una manera distinta. Cada uno de nosotros encuentra el éxito al ser de mente abierta y al aceptar que el estancamiento nunca nos brindará una larga trayectoria.